Cooperativas de ahorro y crédito de ingresos bajos

Las cooperativas de ahorro y crédito ofrecen un importante acceso a los servicios financieros a personas a quienes las instituciones financieras tradicionales no incluían u ofrecían servicios insuficientes. En 1970, la Ley de cooperativas de ahorro y crédito federales fue enmendada para autorizar a la mesa directiva de la NCUA a definir a los "socios con bajos ingresos" para permitir que las cooperativas de ahorro y crédito les sirvan predominantemente a ellos y puedan aprovechar ciertos beneficios estatutarios. Los criterios de designación de bajos ingresos se enmendaron en 2008 para usar los ingresos de familias medias o las ganancias medias de individuos para determinar si una cooperativa de ahorro y crédito tiene derecho a ser designada como de bajos ingresos (LID).

Con la designación de bajos ingresos, las cooperativas de ahorro y crédito logran acceso a fuentes adicionales de financiación y recursos, tanto de la NCUA como de terceras partes. Algunas fuentes de financiación adicionales son:

  • Aceptar depósitos de personas que no son socios
  • Ofrecer cuentas de capital secundario 
  • Tener derecho a excepciones al límite de préstamo agregado para préstamos comerciales para socios
  • Participar en el Programa de Préstamos Renovables para el Desarrollo de la Comunidad

El Programa de Préstamos Renovables para el Desarrollo de la Comunidad proporciona tanto préstamos como subsidios de asistencia técnica para cooperativas de ahorro y crédito de bajos ingresos. Sólo las cooperativas de ahorro y crédito operativas tienen derecho a participar en el programa. Para obtener más información, visite la sección Oficina de Iniciativas de Cooperativas de Ahorro y Crédito Pequeñas de la NCUA en su sitio web.

¿Qué es una cooperativa de ahorro y crédito de bajos ingresos (LICU)?

Una cooperativa de ahorro y crédito de bajos ingresos es una cooperativa en la que la mayoría de sus afiliados (50.01%) califican como socios de bajos ingresos según lo definido en la Sección 701.34 de la normativa de la NCUA. Los socios con bajos ingresos son aquellos que ganan el 80 por ciento o menos de los ingresos de una familia media o el total de las ganancias medias de individuos en el área metropolitana donde viven, o en el área metropolitana nacional, la que sea mayor.  Para las áreas no metropolitanas, se utilizan las cifras para el área no metropolitana estatal o el área no metropolitana nacional, la que sea mayor.

Comuníquese con la Oficina de Acceso y Protección Financiera del Consumidor de la NCUA para ubicar una LICU en su zona o si una cooperativa de ahorro y crédito necesita ayuda para determinar si puede calificar para una designación como cooperativa de ahorro y crédito de bajos ingresos.

Cooperativa de Ahorro y Crédito para el Desarrollo Comunitario (CDCU)

La NCUA no designa ni autoriza las CDCU. El término "CDCU" no es un término usado en la Ley de Cooperativas de Ahorro y Crédito Federales ni en las normativas de la NCUA. Las cooperativas de ahorro y crédito que usan el término CDCU suelen definirse como cooperativas de ahorro y crédito dedicadas a servir y revitalizar las comunidades de bajos ingresos. La NCUA asume que las CDCU predominantemente sirven a personas con recursos moderados y están comprometidas a servir a sus socios así como a satisfacer las necesidades económicas y de desarrollo de la comunidad en general. Las CDCU autodesignadas pueden estar autorizadas a nivel federal o estatal, y tener un área de membresía comunitaria, societaria, ocupacional o con múltiples vínculos en común.

Características de las LICU, CDCU y de los socios a los que sirven

Las LICU y, por lo general, las CDCU suelen servir principalmente a socios de bajos ingresos. Estas cooperativas de ahorro y crédito afrontan retos únicos a la hora de servir a sus socios. Los retos son todavía más frecuentes en cooperativas de ahorro y crédito pequeñas. Sus socios pueden enfrentarse a una o más de las siguientes circunstancias y características:

  • Falta de empleo fijo (a menudo trabajos temporales de muchas horas);
  • Empleo a tiempo parcial con múltiples trabajos o negocios paralelos;
  • Falta de residencia fija (a menudo alquilan o viven en hogares públicos o subvencionados); 
  • Carencia de cuidados infantiles asequibles;
  • Reciben ingresos de seguridad suplementarios o beneficios del seguro social por incapacidad;
  • Hablan inglés como segundo idioma;
  • Saldos bajos de cuentas de depósitos;
  • Necesidad de préstamos de pocos dólares;
  • Recursos financieros limitados;
  • Historial crediticio limitado, negativo o inexistente; y
  • Necesidad de servicios con mucha mano de obra (por ejemplo: giros postales, educación o asesoramiento financiero, cobro de cheques).